Site Loader

¡Pobre Paco! Así estamos cada vez que nos despertamos hasta que llenamos la tripita de leche. Pero tiene mucha paciencia con nosotros tan sólo tenemos dos días de vida.

– Se escucha un guau a lo lejos…

  • ¡Uy! Te tengo que dejar, mi mamá me llama, ¡me toca mamar!

Te espero en el próximo relato,

Zahara.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscríbete a mis relatos

Últimos relatos

Mis amig@s en la red